Pages


HOME       VOLUNTEER OVERSEAS       BLOGS

Tuesday, November 4, 2014

Un Mes después

Por Nazareth Mansilla

Hace un mes ya desde el 27 de septiembre, el día en que pisamos La Paz, con una mezcla de exaltación y agotamiento, pero a la vez maravillados por las preciosas vistas de la ciudad en el camino a la oficina, donde conocimos a las familias y al resto de trabajadores de UNAIS.
La hospitalidad y amabilidad de nuestras familias hizo que pronto nos sintiéramos como en casa, lo cual resultó de gran ayuda para poder comenzar la semana con fuerza.
Después de una semana de preparación y un primer contacto con las Cebras, empezamos con nuestro proyecto, para el cual no faltaron ideas y propuestas que poder implementar donde estos dos meses y medio.
Y es que nuestro proyecto es algo especial. Aparte de Guy, Ellie, Claire y yo, voluntarios del Reino Unido, junto con Mino y Luz, cooperantes técnicos y nuestra querida Coordinadora Eugenia, tenemos a un grupo de 20 cebras voluntarias. Sí, sí, ¡CEBRAS! Las Cebras de la Paz, un grupo de jóvenes que se han atrevido a luchar por su ciudad, por una Paz más limpia y con menos contaminación acústica y que no dudan en saltar al medio de la calle para ayudar a cruzar a personas mayores y niños. Son tan queridas, tan admiradas por los paceños… y es que su piel de cebra (piel y no disfraz, como ellas defienden) es mágica. Mágica porque les transforma a este grupo de voluntarios que trabajan como educadores urbanos para los ciudadanos de La Paz.

Una de las actividades que hacemos en el proyecto es dar talleres a las voluntarias cebras para empoderarlas como educadores urbanos. En esta doto estamos dando un taller de "Rap y Autoestima" con el objetivo de promover el conocimiento artístico y creativo. 

Y no solo de La Paz. Este proyecto recibe el nombre de “Ciudadanos del Mundo” y es coordinado por la DCC, el Departamento de Cultura Ciudadana, y apoyado por el Gobierno Local de La Paz, y las cebritas han logrado cruzar las fronteras paceñas y las podemos encontrar ahora en otras ciudades como Tarija o El Alto.
Y os preguntaréis dónde entra el Servicio Internacional Británico en esta ecuación. Pues bien, en este último mes hemos estado impartiendo talleres semanalmente al grupo de 20 voluntarios de cebras sobre temas que les servirán a la hora de actuar como educadores urbanos, como la contaminación acústica. No solo eso, sino que también hemos estado trabajando para la creación de un módulo educativo para jóvenes para concienciar sobre la contaminación acústica a través del concepto de cultura ciudadana.
Para preparar este módulo, hemos salido a la calle a grabar a conductores de minibuses, para concienciar a los peatones de lo duras que son las condiciones de trabajo y de esta manera, incentivar un cambio de actitud de los peatones, basado en el respeto y la concienciación.
La prioridad de este proyecto, a fin de cuentas, es ayudar a las Cebras a promover que La Paz sea una ciudad sin contaminación acústica, una Paz donde los ciudadanos estén más tranquilos y se respeten unos a otros, pues el respeto por nosotros mismos, el respeto por la Pachamama.
En esta cohort, seguiremos trabajando para apoyar los cinco pilares de la DCC, anteriormente mencionada: La Paz sin Ruido, La Paz Segura, La Paz Limpia, La Paz en Orden, La Paz Alerta. Y lo haremos a través de murales, impartición de talleres a jóvenes y a conductores y el proyecto de “la caja”.

¿Queréis saber más? Estad atentos y seguid las huellas de las Cebras… os llevarán lejos.

No comments:

Post a Comment