Pages


HOME       VOLUNTEER OVERSEAS       BLOGS

Thursday, May 21, 2015

La experiencia ICS de Daniela

No puedo creer que nos queden menos de 3 semanas aquí, siento como si fuera ayer que estaba subiendo al primer de 3 vuelos a destinación La Paz. Al llegar a La Paz nos llevaron a la oficina del Servicio Británico para conocer a nuestras familias Bolivianas y para un refrigerio de té mate y galletas. Te encuentras rápidamente reemplazando al té típico Ingles por un té mate, ¡casi inmediatamente! Primero porque no es fácil ni económico encontrar té inglés, pero principalmente porque te estas ahogando por la altitud, y por tal razón no tienes opción. El Próximo día conocimos a nuestras coordinadoras de proyecto Elo y Eugenia, las cooperantes Judith y Daniela, y el resto de nuestro equipo. Y entonces la historia de los ciudadanos del mundo de la cohorte 12 comenzó…

Nuestro equipo con algunas de nuestras cebras


Primero un poco sobre nuestro equipo. Nuestra coordinadora Elo siempre está luchando para que podamos diseñar nuestros propios murales, y para que generalmente podamos cumplir las metas que queremos lograr con este proyecto. También es muy divertida y relajada, pero sin hacer que perdamos el tiempo. Eugenia ya nos ha dejado, pero nos ha enseñado muchísimo en un plazo de tiempo corto, y espero que esté disfrutando de su nueva aventura. Judith, la mejor manera de describirla es loca, pero claro de todas las mejores maneras posibles. Es un gran apoyo para nuestros talleres, especialmente cuando tenemos una audiencia difícil. Dani, no yo, la cooperante,  me paso todos los días respondiendo cuando la están llamando es a ella. Siempre esta tranquilita, a veces se ríe de mi español Colombiano, pero la perdono porque es mi guía turística de La Paz. Jack, el hombre de misterio, también el hombre que se le olvido ir a su propio almuerzo de cumpleaños. Jack trae habilidades creativas excelentes al grupo, y nos puede hacer reír a todos sin ni siquiera abrir la boca. Kate, ¡ni se te ocurra negarle a esta chica el derecho de diseñar un mural! Aunque es licenciada en matemáticas, tiene una mano para el diseño hermoso. También es la estresada del grupo, pero es necesario para un equipo, ¡no todos podemos ser relajados! Ella ayuda que las horas pasen más rápidas con su actitud alegre.  Madlen, el rayito de sol, todavía estoy esperando el día que vea a esta chica triste o sin una sonrisa radiante en su cara, siempre alumbra a la oficina con su sonrisa. Rowan, el papá del grupo, aunque es posible que esa sea solo mi opinión, pero definitivamente irradia un aura macho-alfa. Me puedo sentar e iniciar una conversación de lo que sea y él siempre me tiene una respuesta. Hannah, también una sonrisa brillante, y calmada muy, muy calmada. Demasiado necesario para balancear mi forma de ser híper-activa. Y por último pero no menos importante, Kyran, o Niqua como le decimos – el chico español que siempre (o por lo menos hasta el final de este cohorte) se la pasara corrigiendo y criticando mi español. Aunque realmente se lo agradezco porque a pesar de que supuestamente el español es mi primera lengua, he aprendido más.



Nuestro proyecto tiene enfoque sobre la contaminación acústica. La contaminación acústica nunca ha sido un tema al que le he dado mayor importancia, y nunca la había notado. Pero desde que he empezado este proyecto ¡lo escucho por todo lado! Siendo una chica de Londres, soy enfrentada con trancones Londinenses todos los días, sin embargo nunca he notado los efectos del ruido. No hay duda de que La Paz es significativamente más bullosa,  pero estaba sorprendida de que solo había notado la contaminación acústica aquí por la primera vez. Aquí los conductores parece que tocan la bocina por entretenimiento, y ahora noto el ruido intensamente en mi vida cotidiana. Es muy rara la vez que vaya caminando con mis audífonos puestos, principalmente porque siempre hay alguien en mi ruta al trabajo que me quiere saludar, o a veces hasta charlar – un poco diferente a Londres. Vivo en la zona Sur, así que tengo la agradable opción de tomar el teleférico al trabajo, el más alto del mundo. Créeme que es mucho más emocionante que estar parada debajo de una axila sudada en el metro de Londres cada mañana, las desventajas de ser pequeña.

La vista desde el teleférico


En ésta cohorte hemos  estado trabajando para pulir y terminar los módulos de contaminación acústica que fueron iniciados por las anteriores cohortes. La semana pasada empezamos talleres en el Colegio de las Naciones Unidas Piloto, para enseñarles a los profesores el modulo educativo, para que ellos lo puedan incorporar en su currículo. Fue una experiencia rara enseñar a los profesores, pero parecían emocionados por recibir todos los materiales que les trajimos, e hicieron fotocopias del módulo para enseñarles a sus clases. Nuestro equipo regreso al colegio el lunes realizando talleres con los padres y vendedores para promover la contaminación acústica y para darles una idea de lo que los niños van a aprender.  Éste viernes vamos a retornar como parte de nuestro ‘action Friday’  a pintar un mural enfrente del colegio para concientizar sobre la contaminación acústica. Estamos muy emocionados de que nuestros compañeros voluntarios nos acompañen en el trabajo de nuestro proyecto por un día, algunas de las cebras con las que hemos estado trabajando también van a venir a apoyarnos.

Un taller con los profesores en el colegio


Hace poco visitamos el Hospital de Clínicas, uno de los hospitales más grandes de La Paz, donde vamos a hacer una investigación, y también ayudar a desarrollar la infraestructura del hospital, empezando por el departamento de otorrinolaringología. Fue una experiencia que nos abrió los ojos, viendo el contraste entre el sistema de salud Boliviano y el Británico. El director nos explicó que la falta de tecnología  era preocupante, les falta equipamiento básico para tratar cáncer e incluso les falta la tecnología para llevar a cabo escaneos de TAC. En Bolivia la salud no es gratis, aunque algunos departamentos que son más ricos en temas de superávit económico ofrecen sistemas de salud gratis. Sin embargo la mayoría de departamentos, incluyendo La Paz, pagan por la salud. Los hospitales públicos ofrecen precios mucho más económicos que los hospitales privados, pero sin embargo hay un cobro. Por esta razón los doctores y los que trabajan en el sector de la salud, a menudo se enfrentan con no solamente pago bajo, pero horas más largas que a veces no son pagadas. Esto resulta en menos personas queriendo trabajar en el sector público.  Normalmente hay 30 pacientes siendo atendidos por una sola enfermera, donde debería haber 5 pacientes a una enfermera.  Nuestra visita fue extremadamente interesante, y estamos todos emocionados para empezar los talleres con el personal del hospital de clínicas. Yo personalmente me fui del hospital queriendo construirles uno nuevo, y resolverles todos sus problemas, creo que éste era el pensamiento colectivo del equipo. Era frustrante sabiendo que podíamos enfocarnos en solo una pequeña fracción de lo que parecía ser un problema mucho más grande. Pero sabiendo que nosotros podemos ayudar a desarrollar hasta el cambio más mínimo, es un sentimiento realmente gratificante.

el Hospital de Clinicas



Yo sé que el trabajo que estamos haciendo no va a cambiar el mundo; pero esa mentalidad nunca ayudó a llevar a cabo ningún cambio. Lo que estamos haciendo es ayudar el desarrollo de un cambio más grande, y si en un día podemos cambiar sólo una cara triste a una sonrisa es suficiente para hacerme feliz. Ha sido una experiencia verdaderamente gratificante trabajando con el equipo ciudadanos del mundo, trabajando con las cebras de La Paz, los niños del centro Alalay, los profesores y el hospital. Me pone triste que esta experiencia ya esté llegando a un fin. Bolivia has sido hermosa, y Servicio Británico Bolivia, ha sido un placer total. ¡Ahora es la hora de sacar el máximo partido del poco tiempo que nos queda!

Haciendo yoga con los niños de Alalay

Un taller sobre los derechos humanos en Alalay

No comments:

Post a Comment