Pages


HOME       VOLUNTEER OVERSEAS       BLOGS

Friday, May 29, 2015

Un Hombre Ingles en La Paz


Después de haber vivido en un pueblo tranquilo de Cornwall durante los últimos nueve meses, estaba emocionado de volver al ambiente ocupado de la ciudad. La Paz, estoy feliz de decir, que no me siento decepcionado. Estar en el proyecto de las Cebras me dio la oportunidad de estar en las calles de La Paz e interactuar con los entornos y los locales. Hay vistas hermosas donde quiera que estés, de montañas y atardeceres, parques y rascacielos. Viajando en el teleférico cuando oscurece el cielo y se encienden las farolas me siento muy bendecido de haber tenido la oportunidad de vivir y trabajar aquí en está loca y pequeña ciudad.



Escucho que la vida de noche aquí es fantástica, personalmente no me gusta tomar o salir de fiesta entonces este aspecto de la ciudad no me importa tanto. Esto es útil dado que estamos con programa seco que no permite alcohol. Sin embargo, hay muchas cosas que se pueden hacer en la ciudad durante la noche que no involucran tomar, por ejemplo la mayoría de las noches hay conciertos de música y exposiciones de arte que presentan la cultura y el brillante talento de Bolivia.

Tuvimos la suerte de estar en La Paz para la noche de museos: un festival que celebra los museos y galerías de arte de La Paz, y por una sola noche la entrada a todos estos lugares fue totalmente gratis y además había presentaciones en las calles y mercados que instalaron por la ciudad entonces cualquiera podría tener tiempo para mirar.

Vivir con una familia de acogida ha sido una experiencia interesante. Mi abuela de acogida, Soledad, no habla ingles, y yo tampoco podía hablar español, pero rápidamente encontramos maneras de comunicarnos: con voces un poquito elevadas y gestos de mano exagerados. Esto proporcionaba una manera divertida y desafiante de mejorar mi español, pero fue incómodo a veces cuando teníamos que pedir necesidades como papel higiénico. 

Como tengo 24 años, había pasado bastante tiempo desde que tenía que informar a alguien sobre mis idas y vueltas y esto ha sido un aspecto de mi vida aquí en que frecuentemente he fracasado. Cuando fui a tomar un café durante la noche con amigos y olvide mandar un mensaje con mi ubicación, esto causo un poco de tensión con Soledad, creo que piensa de mi más como un hijo caprichoso y favorito que cualquier tipo de molestia.

Ella fue una cocinera increíble y muy acogedora. Como resultado de su cariño y hospitalidad yo podía obtener una percepción más profunda de la importancia de la unión de la familia y una comprensión de cómo pertenece a la sociedad boliviana entera. Me aceptó como uno de sus propios hijos y la extrañaré mucho cuando yo vuelva al Reino Unido.

Cuando vives en el centro de La Paz y estás rodeado por su encanto, a veces es fácil olvidar las razones por las cuales existen programas como ICS en un lugar como La Paz. Hay partes del centro que parecen muy afluente, pero cuando sales del centro de la ciudad, llega a ser más obvio que hay partes de La Paz que realmente necesitan atención.

Alalay es un centro de niños en las afueras de La Paz, donde tuvimos la suerte de entregar dos talleres. Muchos de los niños que viven allí y van al colegio que está cerca son huérfanos o han vivido en las calles por varias razones. No me gustan particularmente los niños pequeños, pienso que necesitan demasiada atención y huelen mal entonces generalmente intento mantener mi distancia dado que tengo mis propias necesidades y olores de cuerpo con los que tengo que preocuparme. No obstante, estos niños traviesos casi fundieron mi corazón helado  de Cornwall.

Los talleres que hicimos para ellos (sobre las temáticas de derechos humanos y comunicación no violenta) tuvieron varios niveles de éxito: la mitad de los niños (normalmente el grupo de los más joven) querían participar y comprometerse con el material del taller mientras que la otra mitad (un grupo de chicos de 12-14 años) preferían ser traviesos y jugar fútbol.



Al principio eso fue un desafío para el equipo, particularmente dado que solo la mitad de nosotros podíamos hablar español. Con suerte yo podía comunicarme con ellos por enseñarles una selección de mis palabras favoritas inglesas, y como intercambio me enseñaron como jugar con un trompo y entonces formó una amistad. También, es posible que aprendieron algo sobre los derechos humanos y la comunicación no-violenta, ¡pero es difícil saber!

Hay muchas frases clichés que la gente utiliza cuando visita América del Sur que yo podría utilizar para describir mi experiencia acá en Bolivia. Aquí hay una selección corta:
·       “Todo me abrió los ojos”
·       “Fue una experiencia que cambió mi vida”
·       “Muy gratificante”
·       “Tengo que escribir un blog para que todos mis amigos y mi familia puedan leer como esta experiencia ha sido reveladora, ha cambiado mi vida, y ha sido muy gratificante para mi.”
Ahora entiendo porque la gente que ha tomado un año sabático utiliza estas frases tanto, porque todas son verdaderas.

Espero que tú, el lector, tengas la oportunidad de viajar a un lugar tan emocionante como La Paz, experimentar la vida en una cultura completamente diferente, y dar tu tiempo a una causa en la que crees apasionadamente. La oportunidad que me ha dado Servicio Británico es una de la que estoy muy orgulloso de haber sido parte, y los recuerdos me van a durar otros 9 meses en un pueblo tranquilo de Cornwall.





     


        

No comments:

Post a Comment